domingo, 24 de enero de 2010

-Modern Vampire- [ Capitulo VI -Sangre- ]

Luego de indicarle a Leon dónde me encontraba, guardé mi celular, apoyé mi mano sobre la pared e intenté pensar. Desde luego que no entendía nada.
Me encontraba agotado. Tenía que tomar el cuerpo de la joven y escapar de ahí como sea.
La ayuda no iba a tardar más de diez minutos en llegar, aunque no lo llamaría ayuda, sinó escapatoria, mi último recurso.
Leon tiene una motocicleta Honda CBR 1000. Ahorró meses para poder comprarla. Consiguió varios empleos y aún sigue pagandola. Él podía sacarme de ahí, ayudarme a escapar. El haberlo llamado me hacía sentir culpable , él no tenía idea de lo que realmente sucedía. Al fin y al cabo era un simple humano, tan frágil como la joven que yacía ante mí.
Varias imagenes de Leon muriendo en manos del Convertido invadieron mi cabeza.
Apreté fuertemente mis puños, tenía que controlarme, ganar tiempo corriendo para no ser el próximo.
(No soy rival para un convertido, nunca necesité pelear por mi vida, siempre estuve a salvo con los mayores cerca. )
Volví a mirar a la mujer, ya no podía hacer nada por ella.
¿Por qué escapar si podía intentar acabar con el problema?
Si escapaba... ¿Quién me aseguraba de que no me iban a matar afuera?
Mis pulsos cardíacos y mi respiración se aceleraban a cada segundo que pasaba a causa de la rabia que comenzaba a dominarme.
Corrí hacia donde se encontraba el convertido sonriendome. Su sonrisa me provocaba más rabia.
¿Alguien podía llegar a ser tan insensible?
Pasé cerca de la pareja que se encontraba debajo de la primer luz, me sintieron al pasar y murmuraron algo. Al segundo que me encontraba debajo de la segunda luz, voltié hacia la izquierda donde se encontraban los dos hombres y el joven entre ellos. No notaron mi presencia por la velocidad, seguían en lo suyo. Tomé a ambos por los hombros hasta que quedaron mirandome desconcertados. Antes de que los dejara pronunciar una palabra, impacté mi frente contra el tabique del más alto dejándolo al instante fuera de combate. Su acompañante recibió mi puño cerrado en el lado izquierdo del rostro desprendiendo de su boca saliva mezclada con sangre y pequeños trozos de dientes, haciendolo dar unos pasos hacia atras, desorientado.
Me acerqué al joven que estaba siendo acosado, tenía las manos sobre su rostro, no dejaba de llorar, se encontraba aterrado. Me miró con los ojos llenos de lágrimas, no entendía lo que sucedía.
-¿Estás bien?. Le pregunté inspeccionandolo seriamente.
-S..Si. Tardó en contestarme mientras secaba su rostro con la punta de la remera. Su cuerpo temblaba constantemente.
La adrenalina comenzó a desaparecer de mi cuerpo, mi boca estaba seca, todavía seguía agitado. El joven miraba sorprendido al hombre que permanecia desmayado sobre el suelo.
Sentí algo pasar a una gran velocidad por detrás de mi espalda. Voltié para mirar. Lo que sucedió enfrente de mis ojos fue más que inesperado.
El convertido sostenía la traquea del abusador entre sus dientes. Éste empuñaba un cuchillo. Cayó seco al lado de la mujer con dientes de conejo derramando mucha sangre. Los dos cuerpos yacían juntos sobre un charco de sangre al lado de su atacante quien escupió el trozo de carne que llevaba en su boca, a un costado.
¿Me acababa de salvar la vida?

2 comentarios:

  1. muy buenos nene!!...segui escribiendo asi!! me encanta ^^ te kiero besotees!!!

    ResponderEliminar
  2. yo te amo mas pichon de crepusculo JAJA

    ResponderEliminar